domingo, 21 de agosto de 2016

Sweet Caroline


Una española con el oro olímpico en bádminton es tan improbable como un esquimal en lo más alto del podio del Tour de Francia. Sin embargo, con esa dulce expresión de niña que no mata una mosca, Carolina se ha ido comiendo con patatas a todas sus rivales, impecable, inapelable, rugiendo como una leona después de cada punto ganador. Si los políticos españoles tuvieran la mitad de su profesionalidad y su determinación, ¿te imaginas lo que sería España?
.

sábado, 9 de julio de 2016

Hilaire Belloc



Hilaire Belloc nació francés pero fue inglés. Tuvo una personalidad arrolladora y una vida intensa y aventurera. Con 20 años viajó a California para pedir la mano de Elodie Hogan. Recibió calabazas y aprovechó el viaje para atravesar las Montañas Rocosas con una mochila. En Oxford fue Presidente de los estudiantes, ganó fama de excelente orador y se graduó en Historia con las máximas calificaciones. No pudo investigar ni enseñar en la Universidad por ser católico, pero se casó con Elodie y se estableció en una granja de Sussex, el condado que había recorrido a caballo y que siempre llevó en su corazón.

Amaba la libertad y la verdad tanto como la cerveza. Patriota hasta la médula, fue diputado en la Cámara de los Comunes y denunció los cambalaches del sistema parlamentario británico. Compró un barco de 9 toneladas y un periódico empeñado en la regeneración política. Chesterton le conoció en un club de debate y le describió como una carga de caballería. Se hicieron tan amigos que formaron un tándem conocido como Chesterbelloc. Escribió grandes biografías, excelentes estudios sobre Europa e Inglaterra, buena poesía… Sus muchos libros y sus innumerables artículos y conferencias le dieron popularidad, amigos, enemigos y dinero. Su esposa le dio cinco hijos antes de morir de cáncer. La Gran Guerra le arrebató al mayor, piloto de las Fuerzas Aéreas.

Joseph Pearce acaba de escribir su biografía y le ha salido redonda, tan poderosa como el Julio César de Carcopino, el Hernán Cortés de Madariaga o Leonor de Aquitania, de Pernoud.
.

sábado, 2 de julio de 2016

¿Y el pollo?

Michelle Obama ha tenido la osadía de defender, en España, un tipo de centro escolar solo para niñas. Ante semejante propuesta, la izquierda nos asombra una vez más y no monta el pollo acostumbrado, esgrimiendo el mantra de la discriminación y la segregación. Está claro que esta izquierda ya no es lo que era. Esperemos que siga así.
.

lunes, 13 de junio de 2016

Prejuicios y Orgullo



Si eres europeo y no sabes qué significa serlo, Los Pilares de Europa te harán sentirte orgulloso.

Si piensas que tus antepasados han sido imperialistas, inquisidores y oscurantistas, este breve ensayo disolverá esos prejuicios.
.

domingo, 22 de mayo de 2016

Cervantes & Shakespeare



Arte y política
Paco Sánchez en La Voz de Galicia, 14 mayo 2016

Nos vendría bien leer a los clásicos para entender mejor nuestro barullo político, pero no los leemos o los leemos cada vez menos. Los festejamos como mucho y no cuanto debiéramos. El mes pasado se cumplió el cuarto centenario de dos gigantes: Cervantes y Shakespeare. Por diversas circunstancias, también políticas e industriales en las que ahora no puedo pararme, Cervantes está siendo peor recordado que Shakespeare. Ambos nos ayudarían a entender qué nos pasa, precisamente porque ninguno de los dos quiso ser partidista.

Es clásico, por definición, alguien cuya obra habla a la cabeza y al corazón de cualquier persona en cualquier tiempo y de cualquier lugar. La marca del clásico se resume en la palabra universalidad. Adquieren tal condición porque no se apegan a lo pasajero, a lo que está de moda, ni ponen su arte al servicio de ninguna ideología. Llegan a la universalidad porque tocan el fondo de la naturaleza humana, esa que es anterior a cualquier clase de construcción cultural y que, como consecuencia, comparece siempre y en todo lugar. Son expertos en humanidad y, precisamente por eso, resulta imposible catalogarlos en la derecha o en la izquierda, se resisten a los simplificadores profesionales. Y no porque se atengan a una especie de antigua corrección política -de hecho, ambos parecen hoy muy incorrectos, aunque nadie se atreva a decirlo-, sino porque hurgan en nuestra alma preideológica.

Por eso Ben Bradlee, legendario director del Washington Post en los tiempos del Watergate, cuando unos profesores de periodismo le pidieron consejo para formar mejor a sus alumnos, les dio solo uno que he repetido mucho: «Que lean todo Shakespeare». Y a Cervantes, añado.

@pacosanchez

.












miércoles, 11 de mayo de 2016

Ideas en los jóvenes


Un amigo gallego me pregunta qué hago en Coristanco. Vengo a hablar a profesores -le digo- sobre “ideas e ideologías en los jóvenes”; o sea, qué ideas tienen los alumnos en la cabeza.

Entonces la sesión será muy breve, me responde a bote pronto. Pero la charla no fue breve, porque los españolitos están sometidos a un incesante bombardeo mediático, y se trataba de analizar esas "bombas", y a ser posible desactivarlas. Así que estuvimos muy entretenidos hasta la hora de comer, mientras fuera del aula llovía miudiño.
.

sábado, 19 de marzo de 2016

Una monja y un poeta


Ana Catalina Emmerich y Clemens Brentano hicieron posible La Amarga Pasión de Cristo, uno de los libros más hermosos sobre unos hechos que aclaran los enigmas esenciales de la condición humana.

Él, célebre escritor del Romanticismo alemán. Ella, humilde granjera, después costurera y sirvienta, monja a los 28 años en un convento agustino cercano a Múnich, beatificada por Juan Pablo II en 2004.

Las visiones de Ana Catalina, anotadas minuciosamente por Brentano durante años, son revelaciones privadas que nadie está obligado a creer, pero esclarecen poderosamente nuestra comprensión de los hechos y conquistan el corazón del lector.

Más no se puede decir de un libro. En su día lo publicó Planeta Booket, y desde 2010 VOZDEPAPEL, en una magnífica  edición.
.