domingo, 18 de septiembre de 2016

Huevo de pascua



Enrique García-Máiquez | Diario de Cádiz, 18.09.2016 
EN la última de Woody Allen, una glamurosa pareja es preguntada por el secreto de su felicidad. Contestan, entre las risas admirativas de todos: "Nos encantan los niños… de los demás". Se ve que es un clima de opinión, porque hace poco El Mundo titulaba un reportaje: "¿Por qué sin hijos serás más feliz?" El trabajo científico que le daba pie lo firmaban Blackstone y Stewart, sociólogos americanos, que entrevistaron a 21 mujeres y 10 hombres que habían decidido no tener hijos. El campo de estudio se parece mucho a una tertulia de amigotes después de una cena y, como se ciñe a quienes habían decidido no tener hijos, el resultado era previsible.

Pero lo cierto es que la cuestión está aquí, y tenemos los datos de las ex pirámides de población, que mejor llamaríamos "huevos de pascua de población", por la forma que ya tienen y por la pascua que nos terminarán haciendo con las pensiones, la sanidad y hasta con la paz de las relaciones intergeneracionales. Sin embargo, insistir en la pascua es contraproducente. Estoy encantado con mis hijos, pero me entristece verlos como los solitarios sostenedores del futuro estado del bienestar. Si fuera para pagar pensiones, no los tendría. En Italia han hecho una polémica campaña que insta a las mujeres a no dormirse en los laureles: "La belleza no tiene edad, la fertilidad sí". Recordar el reloj biológico tampoco parece muy motivador. Los partidarios de la infertilidad aciertan al poner el punto de mira de su propaganda en la felicidad.

Aunque una cosa es apuntar, y otra, dar en el blanco. Hablar de la felicidad, mientras no se invente un felicímetro (que iluminaría graves problemas filosóficos y existenciales) no deja de ser algo bastante subjetivo y presuntuoso. Yo no quiero presumir de mi felicidad ni echarla a pelear con la de nadie, pero desde que leí el articulo me obsesiona una idea. No se cuenta en esa felicidad que se propone la de los hijos, que yo sumaría. Quiero decir, la pareja sin hijos puede contar la suya, y me parece genial, y se la deseo inmensa. Lo justo es que a la de mi mujer y a la mía, que no son mancas, se sumen las de nuestros niños, que corretean alrededor de mi mesa mientras escribo esto, y, si ellos tienen hijos, que se sigan sumando felicidades, y, si no los tienen y son muy felices, que recuerden que lo son porque sus padres sí los tuvimos. La felicidad no es sólo la que se tiene, sino la que se da.
.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Humanísticas con folk













Para poner la guinda de unas Jornadas Humanisticas inolvidables, Ángel Fuertes se descolgó en avión en el último minuto, después de su gira santanderina con Belize. Aunque la foto esté perpetrada con un móvil patatero, tenemos claro que nunca se lo agradeceremos bastante.
.

martes, 30 de agosto de 2016

Recital de Carmelo







Las Jornadas Humanisticas están llenas de hallazgos. Encontrar un poeta con la cordialidad, el oficio y la sabiduría de Carmelo Guillén es muy difícil. Para quienes le oímos desgranar sus versos y vivencias en el claustro de la Colegiata de Graus, fue una tarde irrepetible. Allí nos dijo, por ejemplo:

Que nada es para el hombre más amado que hallar
su minúsculo sitio, donde encuentra su espacio,
su ilusión y sus gentes, a las que se dedica
haciendo el bien que puede, sin prisas y sin poses,
como si no tuviera otra cosa que hacer
ni nada que le fuera de mayor complacencia.
.

domingo, 21 de agosto de 2016

Sweet Caroline


Una española con el oro olímpico en bádminton es tan improbable como un esquimal en lo más alto del podio del Tour de Francia. Sin embargo, con esa dulce expresión de niña que no mata una mosca, Carolina se ha ido comiendo con patatas a todas sus rivales, impecable, inapelable, rugiendo como una leona después de cada punto ganador. Si los políticos españoles tuvieran la mitad de su profesionalidad y su determinación, ¿te imaginas lo que sería España?
.

sábado, 9 de julio de 2016

Hilaire Belloc



Hilaire Belloc nació francés pero fue inglés. Tuvo una personalidad arrolladora y una vida intensa y aventurera. Con 20 años viajó a California para pedir la mano de Elodie Hogan. Recibió calabazas y aprovechó el viaje para atravesar las Montañas Rocosas con una mochila. En Oxford fue Presidente de los estudiantes, ganó fama de excelente orador y se graduó en Historia con las máximas calificaciones. No pudo investigar ni enseñar en la Universidad por ser católico, pero se casó con Elodie y se estableció en una granja de Sussex, el condado que había recorrido a caballo y que siempre llevó en su corazón.

Amaba la libertad y la verdad tanto como la cerveza. Patriota hasta la médula, fue diputado en la Cámara de los Comunes y denunció los cambalaches del sistema parlamentario británico. Compró un barco de 9 toneladas y un periódico empeñado en la regeneración política. Chesterton le conoció en un club de debate y le describió como una carga de caballería. Se hicieron tan amigos que formaron un tándem conocido como Chesterbelloc. Escribió grandes biografías, excelentes estudios sobre Europa e Inglaterra, buena poesía… Sus muchos libros y sus innumerables artículos y conferencias le dieron popularidad, amigos, enemigos y dinero. Su esposa le dio cinco hijos antes de morir de cáncer. La Gran Guerra le arrebató al mayor, piloto de las Fuerzas Aéreas.

Joseph Pearce acaba de escribir su biografía y le ha salido redonda, tan poderosa como el Julio César de Carcopino, el Hernán Cortés de Madariaga o Leonor de Aquitania, de Pernoud.
.

sábado, 2 de julio de 2016

¿Y el pollo?

Michelle Obama ha tenido la osadía de defender, en España, un tipo de centro escolar solo para niñas. Ante semejante propuesta, la izquierda nos asombra una vez más y no monta el pollo acostumbrado, esgrimiendo el mantra de la discriminación y la segregación. Está claro que esta izquierda ya no es lo que era. Esperemos que siga así.
.

lunes, 13 de junio de 2016

Prejuicios y Orgullo



Si eres europeo y no sabes qué significa serlo, Los Pilares de Europa te harán sentirte orgulloso.

Si piensas que tus antepasados han sido imperialistas, inquisidores y oscurantistas, este breve ensayo disolverá esos prejuicios.
.